...

No se puede forzar a un corazón a pasar por donde él no quiere entrar.