...

Un mejor amigo mira tu primera lágrima, atrapa la segunda y detiene la tercera.