...

Si te molesto, entiendo. Si no te importo, entiendo. Si no tienes tiempo para mi, entiendo. Si me ignoras, entiendo. Si te enojas entiendo. Pero cuando me pierdas, No me preguntes de quien fue la culpa, es tú turno de entender.