...

¡SUFICIENTE!
Gritó el corazón y el cerebro al tiempo. Por fin se ponían de acuerdo.