...

No dejes que la gente te haga daños con sus palabras, porque los que dicen que te odian no te odian realmente, se odian a si mismos ya que tu eres el reflejo de los que les gustarìa ser y no pueden.