...

Los años arrugan la piel, pero la falta de entusiasmo arruga el alma