...

Nada se olvida más despacio que una ofensa; y nada más rápido que un favor.