...

Ser un niño otra vez es lo mejor que nos puede pasar. Las rodillas raspadas sanan más rápido que los corazones rotos.