...

La felicidad no solo se siente, también se piensa, se determina. Es mejor confiar en uno mismo que en el amor.