...

Casarse con el amante es como echarle sal al postre.