...

No busques resolver lo que ya no se puede: si el desamor tocó a tu puerta y le abriste, ya no hay nada que hacer, vete en paz.