...

La decepción inevitablemente nos lleva al desamor.