...

El amor nunca tiene una muerta natural. Muere de ceguera, de errores y de traiciones. Muere de cansancio, de marchitamiento y deslustre.