...

No hay peor tormenta que las que se arma uno solito en la cabeza.