el que nunca pensó que la luna era de queso no tuvo infancia