Fingir que las cosas no duelen, duelen el doble